La publicidad es curativa

Maravillosa profesión, la publicidad te deja dos cosas: cultura y curación.

Siempre se dice a los estudiantes que el trabajo de publicista enriquece, culturiza, acerca a ser una especie de Da Vinci, humildemente, porque te motiva a aprender infinidad de cosas de diversísimos temas, quizás también empujado por  la curiosidad o el afán de perfección. El renacimiento vuelve a estar presente en todo hombre de publicidad, claro, en aquel que se logra cultivar, el que es realmente un profesional.

Aprendes a pisar las calles del mundo, observar diferentes medios culturales, a mezclarte con la gente de a pie alimentando tu creatividad. Te mantiene dentro de límites éticos y ayuda a que nunca dejes de ser un consumidor, clave en todo comunicador.Imagen

Probablemente todo esto ya lo sabes, así que no profundizaré en ello, iré a lo otro, al poder sanador de la publicidad, sus cualidades de “analgésico” para quienes la practican. Lo haré contando las siguientes tres historias breves.

Conocí a un creativo que atravesaba serios problemas: retornando del extranjero su esposa lo había dejado, quedándose sin su hijo y sin propiedades. Mientras trabajaba se iba curando y su eficiencia no decaía frente al día a día. Se quebraba, lloraba a solas y seguía para adelante.

Mi primer maestro y también Director Creativo se sobrepuso a un infarto de miocardio y recientemente a otros igualmente graves. Pero él sigue en la brega, escribiendo, publicando, opinando, como la conciencia colectiva del medio publicitario local. Lo hace con la misma decisión, lucidez y liderazgo de sus días más jóvenes.

La directora de medios más tierna y maternal del mundo, experimentada cofundadora de dos agencias de publicidad, una mujer encantadora que enviudó a los 25 años, en su madurez venció al cáncer, y sigue en acción porque el Parkinson no la doblega.

ImagenSeguro que conoces otros tantos ejemplos y me darás la razón cuando digo que hacer publicidad es curativo. Incluso en el caso de Bill Bernbach quien no pudo sobrevivir al mal que lo disminuyó durante años, trabajó hasta dos días antes de…  entrar en la historia (lo digo así porque los publicistas nunca mueren).

Quizás mi opinión está sesgada, quizás hay otras profesiones más relajantes, que alimentan mucho más la existencia, pero es la publicidad la que más conozco, por ello la que más defiendo.

Salvo que seas piloto de aviones comerciales, o médico cirujano, te aconsejaría que aun en los problemas más fuertes de tu vida, sigas trabajando.

Anuncios

Comentarios desactivados en La publicidad es curativa

Archivado bajo Uncategorized

Los comentarios están cerrados.